Blog

cristal_2

Recarga energética de los cristales

cristal_1

Los cristales funcionan como una batería , reciben y dan energía constantemente, por esto antes de usar un cristal par su uso personal debería limpiarlo para eliminar cualquier energía negativa que haya absorbido.

Los métodos de limpieza y purificación se realizan con los siguientes elementos:

Agua: Los cristales se colocan en una fuente de cristal dejando caer encima de ellos el agua fría del grifo (el agua caliente perjudica la estructura de algunos cristales haciéndolos más débiles), para aumentar la capacidad purificadora del agua del grifo visualizamos una catarata con agua cristalina y que caiga con mucha fuerza. También se puede utilizar el agua saturada con sal marina (250 g en un litro de agua).

El fuego: Tomando los cristales entre los dedos los aproximamos al calor del fuego de una vela.

El sol: Los cristales se recargan exponiéndolos a los rayos del sol unos 15 a 30 minutos.
Se puede combinar la acción de recarga del sol con la acción purificadora del agua dejando los cristales sumergidos en agua a la luz del sol durante 2 horas de preferencia de 8 a 11 a.m., pasado ese tiempo el cristal se seca al sol moviéndolo cada 15 minutos.

La luz de la Luna: También podemos purificar y recargar nuestros cristales dejándolos expuestos a la luz de la luna. Este método es especialmente beneficioso para los cristales utilizados en la meditación, relajación y búsqueda espiritual.

 

Tierra: Este método consiste en enterrar los cristales durante 3 días y 3 noches, finalizado este tiempo es aconsejable lavarlos con agua. La energía telúrica de la tierra tiene un gran efecto regenerador sobre los cristales ya que es la cuna de la que nacieron. Si la energía negativa es muy fuerte el cristal se enterrará fuera de la casa durante un año.

El humo: Se utiliza el humo de incienso, basta con sujetarlos entre los dedos y exponerlos al humo aromático haciéndolos girar muy despacio mientras nos concentramos en el deseo de trasmitirles la esencia del humo.

El sonido de la campana: Las ondas sonoras de la campana tienen un significado esotérico de purificación y creación. Exponiendo nuestro cristal el sonido de una campana podemos descontaminar su campo energético positivamente, también sirven el sonido un diapasón o de un cuenco o gong tibetano.
Los cristales deben conservase en lugares donde no se encuentran expuestos a las energías negativas del ambiente, es aconsejable guardarlo en cajas o bolsitas de materiales aislantes (madera, piedra o cerámica, seda, lino, algodón)

Share with

Deja una respuesta

Start typing and press Enter to search

Carrito de compras

No hay productos en el carrito.

× Puedes hacer tus pedidos por whatsapp